Debemos liberarnos de la esperanza de que el mar descanse alguna vez. Debemos aprender a navegar con vientos fuertes.