La mayoría de los maestros todavía dicen que les encanta enseñar, aunque no les importaría un poco más de respeto por su trabajo desafiante y menos culpa por las deficiencias educativas de Estados Unidos.