Ser marido es un trabajo de tiempo completo. Por eso muchos maridos fracasan. No pueden prestarle toda su atención.