Leer la obra en casa, por muy gratificante que sea, nunca puede ser la experiencia vivaz que pretendía Shakespeare.