Los teatros pueden ser irritantes, pero proporcionarán una mejor salida nocturna que los vendedores de teléfonos móviles.