Al crecer, siempre supe que tenía un tabique desviado en el lado derecho de la nariz, lo que me causaba problemas para respirar. Cuanto mayor me hacía, peor se ponía.