Lo que he descubierto es que, en una estructura de empresa familiar, a veces lo que se necesita es un sentido de disciplina en lugar de creatividad. Tienes que tomar las ideas de todos y hacer que funcionen. Cuando se trata de dinero, existe una limitación sobre lo creativo que puede ser.