Creo que lo correcto para nosotros, tanto como podamos y sin confundir a la gente, es hablar de cómo lo estamos haciendo, de las cosas que van bien pero también de las cosas que no van bien.