Los grandes emprendedores tienen esta mezcla muy especial de optimismo imparable y paranoia mordaz.