Hemos pasado los últimos milenios conscientes de que la senescencia es horrible, pero sabiendo, sin embargo, que es inevitable. Hemos tenido que encontrar algún mecanismo para sacarlo de nuestras mentes y poder seguir adelante con nuestras vidas miserablemente cortas.