No hay nada de malo en aprovechar al máximo los años de decadencia, pero lo que me molesta es el fatalismo. Ahora que estamos seriamente en el rango de encontrar terapias que realmente funcionen contra el envejecimiento, esta apatía, por supuesto, se convierte en una parte enorme del problema.