Si observa a los ganadores del Premio Nobel de biología, encontrará un buen número de personas que no saben cómo manejar una pipeta.