Cuando improvisas, eliminas las risas de la audiencia, pero cuando subes al escenario para hacer standup, es silencioso.