Un estadista, se nos dice, debe seguir la opinión pública. Sin duda, como un cochero sigue a sus caballos, sujetándolos firmemente de las riendas y guiándolos.