Mi primera experiencia en Holanda fue muy placentera, extremadamente placentera. Quiero decir, obtuve mi permiso de residencia, estatus de refugiado, dentro de las cuatro semanas posteriores a la llegada. La gente me trató muy bien.