Un pronosticador de carreras que solo alcanzara el nivel de precisión de Hitler no le iría bien a sus clientes.