Mi primer chiste fue sobre una empresa llamada Five Star Parking que estaba por toda Filadelfia: «¿Quién revisa los estacionamientos?»