Existe una línea muy delgada entre la confianza y la arrogancia.