Los campeones olímpicos deberían ser 100% atletas que se hayan sacrificado.