La casa tiene que complacer a todos, al contrario que la obra de arte que no lo hace. El trabajo es un asunto privado del artista. La casa no lo es.