El trabajo de los cómics es muy lento, y básicamente implica trabajar durante a veces años de forma aislada y sin saber cómo se va a recibir el trabajo.