La mayor parte de mi trabajo, incluido todo, desde mis propios cómics hasta las portadas que dibujé para ‘The New Yorker’, es el resultado de tomar alguna experiencia u observación personal y luego ficcionalizarla hasta cierto punto.