Cada ola importante de innovación tecnológica ha dado lugar a uno o más super-unicornios: empresas que podrían cambiar tu vida para trabajar o invertir en ellas si no tienes la suerte o el genio de ser cofundador.