Cuando era más joven, a veces me comportaba de manera un poco extraña, perdía los estribos, hacía tonterías, pero poco a poco he ido mejorando. Como chef, creo que debes trabajar mucho contigo mismo y tu temperamento.