Les digo a mis alumnos que si alguna vez se sienten cómodos con su papel de abogado defensor penal, es hora de renunciar. Debería ser una fuente constante de incomodidad, porque estás lidiando con una ambigüedad moral increíble y te han echado en un papel que no es envidiable.