Nunca es aceptable apuntar a civiles. Viola los Acuerdos de Ginebra, viola el derecho internacional de la guerra y viola todos los principios de moralidad.