Cuando leo material de época, y no está en Google, siempre estoy alerta a ese increíble detalle. Leeré un libro entero y sacaré tres palabras, pero serán tres palabras realmente buenas.