En ausencia del patrón oro, no hay forma de proteger los ahorros de la confiscación a través de la inflación. No existe una reserva segura de valor.