Solo cuando se percibe que los mercados se han agotado a la baja, se vuelven. Tratar de evitar que caigan simplemente prolonga la agonía.