Existe una esterilidad cultural generalizada en el arte y la cultura política. Pero hay algunos focos de resistencia en los márgenes extremos, como los movimientos de protesta tecnológicos, la pequeña prensa, los cómics propiedad de los creadores, que parecen estar recibiendo algunos signos de esperanza para el futuro.