El estilo de Dios venerado en la iglesia, mezquita o sinagoga parece completamente diferente al estilo del universo natural.