Todas las grandes hazañas y todos los grandes pensamientos tienen un comienzo ridículo. Las grandes obras a menudo nacen en la esquina de una calle o en la puerta giratoria de un restaurante.