Hay tres deberes que nos frenan: debo hacerlo bien. Debes tratarme bien. Y el mundo debe ser fácil.