Los ojos del hombre alegre y del hombre melancólico están fijos en la misma creación, pero muy diferentes son los aspectos que les presenta.