Una guerra por un gran principio ennoblece a una nación.