Las investigaciones realizadas durante las últimas décadas han puesto en primer plano el hidrógeno en lugar del carbono, y en lugar del agua con CO2, la madre de toda la vida.