Mi padre consideraba que caminar entre las montañas era el equivalente a ir a la iglesia.