Cuestionar su propio proceso es una necesidad. Si no se cuestiona a sí mismo, es imposible mejorar.