Mi experiencia como refugiada me había hecho fuerte, podía sobrevivir a cualquier cosa, incluso al mundo de la moda.