Nunca subestimes el poder de Abby Joseph Cohen.