Creo que esa es la razón por la que los artistas hacen arte: es difícil expresarlo con palabras a menos que seas un poeta. Lo que se necesita es estar abierto al flujo de la creatividad universal. Los artistas Zen lo sabían.