La redacción de discursos políticos modernos es ciertamente una habilidad, y una que requiere experiencia y práctica para dominarla.