Sin ninguna educación formal en finanzas personales o recursos confiables para decirles lo contrario, la mayoría de las personas en el grupo de edad de 18 a 24 años no saben cómo usar el crédito de manera efectiva, abordar las deudas o tomar decisiones acertadas cuando se trata de gasto.