A las observaciones que hacemos nosotros mismos, nos volvemos más parciales por el bien del observador.