Conócete entonces a ti mismo, no presumas que Dios lo escudriña. El estudio apropiado de la humanidad es el hombre.