Quizás me quedaré en Chicago y operaré a seres humanos en lugar de a perros. Desde el punto de vista empresarial, sería excelente. Pero, como detesto la práctica médica, me gustaría más ganar poco dinero haciendo trabajo científico que mucho haciendo operaciones quirúrgicas.