En política, los odios compartidos son casi siempre la base de las amistades.