Pienso, entonces, que el hombre, después de haber satisfecho su primer anhelo de hechos, quería algo más completo, alguna agrupación, alguna adaptación a su capacidad y experiencia, de los eslabones de esta vasta cadena de acontecimientos que su vista no podía captar.