La caracterización general más segura de la tradición filosófica europea es que consiste en una serie de notas a pie de página a Platón.