La vitalidad del pensamiento está en la aventura. Las ideas no se mantendrán. Se debe hacer algo al respecto. Cuando la idea es nueva, sus custodios tienen fervor, la viven y, si es necesario, mueren por ella.